lunes, 23 de agosto de 2010

Compartiendo


En esta noche ningún lugar está lejos, ningún amigo, ningún enemigo debe sentirse sólo.
De la mano de Borges viajo al corazón de Walt Whitman y en sus hojas de hierba me recreo y los tres -autor, traductor y lector- ebrios de humanidad, recitamos, al ritmo de mi voz, y compartimos esté canto universal e intimista:

Ésta es la mesa puesta para todos, ésta es la carne para el el hombre natural;
es para el malvado no menos que para el justo, a todos he invitado,
no permitiré que una sola persona sea excluida,
la mantenida, el parásito, el ladrón, están aquí invitados,
no se hará la menor diferencia entre ellos y los otros.

Éste es el roce de una mano esquiva, ésta es la impresión y el olor del pelo,
éste es el contacto de mis labios y de los tuyos, éste es el murmullo del anhelo,
ésta es la remota profundidad y la altura reflejando mi cara,
ésta es la voluntaria fusión de mi ser y otra vez la salida.

¿Sospechas en mí un propósito oculto?
Sí, lo tengo, porque lo tienen los aguaceros de abril, y la mica de las rocas lo tiene.

¿Crees que quiero asombrar?
¿Asombra, acaso, el día? ¿Asombra , acaso, el pájaro que canta temprano en el bosque?
¿Asombro yo más que ellos?

Ahora estoy hablando en la intimidad,
no diría estas cosas a los otros, pero a ti te la digo.

Walt Whitman, Hojas de hierba, pág. 52
Traducción: Jorge Luis Borges.

6 comentarios:

isla dijo...

Creo que deberé leerlo varias veces..
Creo.. que es demasiado para mi "entendimiento"... tengo la sensación de que se me escapa algo.. que me quedo en las ¿esquinas?

... los árboles no te dejarán ver el bosque... (eso me pasa...)
un abrazo.
isla

pd. lo siento.. hoy estoy algo densa..

gaia07 dijo...

Es un prodigio que sentados compartamos lo que más necesitamos, ahí pan, aquí conocimiento.

Un beso.

Joshua Naraim dijo...

Con independencia de tu estado, siempre eres bienvenida, Isla.

En cierta forma, este blog, no hace otra cosa que compartir. Compartir ideas, sentimientos y emociones y la caricia de un comentario, obra el milagro de convertir mi monólogo en un breve y agradable diálogo.

Besos

Joshua Naraim dijo...

Un placer compartir, Gaia, las alegrías saben más y las penas se llevan mejor.
Besos.

virgi dijo...

La Humanidad siempre ha tenido corazones geniales y generosos. Whitman es uno de ellos, al fin todos venimos y vamos del/al mismo sitio.
Un abrazo

Joshua Naraim dijo...

Tienes razón Virgi, siempre hemos tenido corazones grandes, que no nos falten y a ver si se reproducen.
Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails