domingo, 30 de diciembre de 2007

Desde la distancia con afecto: El eco del alma

A ti,
agradeciendo tus visitas
y deseándote un feliz 2008.


El saludo como manifestación profundamente humana, hunde sus raíces en el tiempo. Acompañado de la caricia de una sonrisa, abre la compuerta del caudal expresivo, dando paso a la cordialidad, la complicidad, y la amistad.
Por eso hoy quiero enviarte una reverencia de palabras. Un apretón de pensamientos, una palmadita de ánimos que te hagan sentir afecto y atención.


¡Gracias por todo lo que me entregas con tu amistad!


Veo algunas aves volando en grupo. Pareciera que experimentan un cierto grado de atracción mutua, que deseasen, durante el vuelo, hallarse relativamente cerca de las demás, a la vez que guardar suficiente distancia para evitar los choques.
Hoy te llego como un aire furtivo, sentimientos que aletean enredados en el paisaje, el corazón y la memoria.

Cuando conozco a una persona no es el brillo social, la rúbrica de un apellido ilustre, ni el contorno de un exquisito diseño lo que determina que surja la empatía, sino más bien esa armonía que me envuelve cuando me acerco y le toco con las palabras y la cordialidad, cuando percibo su resonancia interior.


¡El eco del alma enlaza corazones!



Joshua Naraim Piñeiro

***

LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras
y las poesías sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos enseña,
nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores: el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes. Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo", dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente, sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "POETAS MUERTOS"
te ayudan a caminar por la vida.
La sociedad de hoy somos nosotros
Los "POETAS VIVOS"
No permitas que la vida te pase a ti
sin que la vivas....

Walt Whitman


>


sábado, 15 de diciembre de 2007

El árbol de navidad

Coloca tus ojos en un cielo inmóvil
y escucha en el iris el corazón de una imagen que abre su luz...

Abandónate y cuelga tu nombre
en este árbol cargado de ternura, de paz y de sosiego.
¡Que la armonía baile en vuestros corazónes!
Joshua Naraim
*
**
*****
Quisiera
armar en estos
días
un hermoso árbol de
Navidad.
Y colgar, en lugar de regalos,
los nombres
de todos mis amigos. Los de cerca
y los de lejos. Los de siempre y los de
ahora.
Los que veo cada día, y los que raramente
encuentro,
Los siempre recordados, y los que a veces se me
olvidan.
Los constantes y los inconstantes. Los de las horas
difíciles, y los de las horas alegres. A los que sin querer
herí, sin querer me hirieron. Aquéllos a quienes conozco
profundamente, y aquéllos a quienes apenas conozco por sus
apariencias.
Los que me deben, y a quienes debo mucho. Mis amigos humildes
y mis amigos importantes. Por eso os nombro a todos, a todos los amigos
que pasaron por mi vida.Los que recibís este mensaje y los que no lo recibirán.
Un árbol de raíces profundas para que vuestros nombres nunca sean arrancados.
Un árbol que al florecer el año próximo nos traiga ilusión, salud, amor y paz.
Ojalá que en Navidad, nos podamos encontrar para compartir los mejores deseos de
esperanza
poniendo un poco
de felicidad en aquellos
que todo lo han perdido.

¡FELIZ NAVIDAD!




las 4 velas

Cuatro velas se estaban consumiendo lentamente

El ambiente estaba tan silencioso que se podía oír el diálogo entre ellas.

La primera dijo:

-¡Yo Soy la Paz! A pesar de mi Luz, las personas no consiguen mantenerme encendida.
Y disminuyendo su llama, se apagó totalmente.

La segunda dijo:

-¡Yo me llamo Fe! Infelizmente soy superflua para las personas, porque ellas no quieren saber de Dios, por eso no tiene sentido continuar quemándome.
Al terminar sus palabras, un viento se abatió sobre ella, y esta se apagó.

En voz baja y triste la tercera vela se manifestó:

¡Yo Soy el Amor! No tengo mas fuerzas que quemar. Las personas me dejan de lado porque solo consiguen manifestarme para ellas mismas; se olvidan hasta de aquéllos que están a su alrededor.
Y también se apagó.

De repente entró una niña y vio las tres velas apagadas.
-¿Qué es esto? Ustedes deben estar encendidas y consumirse hasta el final.

Entonces la cuarta vela, habló:
-No tengas miedo, niña, en cuanto yo esté encendida, podemos encender las otras velas.

Entonces la niña tomó la vela de la Esperanza y encendió nuevamente las que estaban apagadas.

¡Que la vela de la Esperanza nunca se apague dentro de nosotros!




lunes, 10 de diciembre de 2007

Todos necesitamos a alguien

Cuando el pensamiento es claustro intímo del alma
habitado por dos, nace la oración.
Habla uno en silencio, lleno de voz...

***************

Todos necesitamos a alguien. Desde que nacemos somos la herida abierta de un nombre, príncipes voluntariamente destronados por la sombra de un ser. En nuestros primeros balbuceos destella la corola de unos labios que nos pronuncian. Y si abrimos los ojos alguien nos cruza a su ladera. Todos necesitamos a alguien parta tener historia, para entrar en la aurora con las alas de un secreto, para atardecer en el horizonte cansado de otro corazón. Todos necesitamos a alguien para que nuestras palabras se escuchen como señas de lo que en silencio constantemente arriba. Y así quien responda sepa que la voz que oye está pulsada por la translúcida campana de lo ausente. Todos necesitamos ser sueño de alguien para que se abra en nuestra soledad el cuerpo de lo invisible y abracemos su fantasma de luz hasta confundir el tiempo. Todos necesitamos deshabitarnos en la memoria de alguien cuando la sangre desborda sus estrellas. Nuestra imagen, clara se refleja en la distancia hacia otro ser. Nunca triunfamos solos, sino que siempre en corazón planta su rosa en el centro de nuestra gloria. Y su aroma nos devuelve a la pureza del principio. Nunca fracasamos solos, pues la fidelidad de una voz en su tiempo nos resucita. Detrás de cada movimiento nuestro otros pasos nos dibujan en su paisaje. Y no hay silencio sin dos. Somos el flujo de la mirada que nos sostiene, el ala rota del pájaro de otro pecho. Y si lloramos nuestras lágrimas resbalan por el espacio vacío que dejó otro ser. Somos el infinito de un momento de amor, el rostro de quién un día nos besó. Y se hizo carne. Somos el día siguiente de un cuerpo que una noche nos navegó. Somos lo que no somos cuando alguien dentro de nosotros ardió. Vivimos como una cometa prendida al seno del aire de otro ser. Su pulso es nuestro rumbo. Y cuando ya no estemos alguien todavía respirará el mundo desde nosotros.

Javier Lostalé










viernes, 7 de diciembre de 2007

Las lágrimas



...Porque el destino del hombre es el amor

y cada uno tiene su propia lucha y su propio camino.

Francisco Brines


Las lágrimas, como el desnudo, nos dejan un momento indefensos, sin que nos atrevamos a entrar en su territorio. Entre las lágrimas y nosotros existe la distancia insalvable de lo que, de pronto, se nos revela tan sin más cara que el espacio arde en la tensión del instante. Y sentimos el vértigo de encontrarnos a solas con la pulpa de un ser que, sin pudor, pues verdadero, se nos muestra. Las lágrimas son el cuerpo visible de lo insondable, por eso su aparición nos enmudece y nos convierte en pequeños y titubeantes servidores de lo que, tomándonos, se nos escapa. Nunca sabremos el momento exacto en que unos ojos tiemblan transparentes antes de que el rostro se nuble con una dignidad que suspende el aire. Nunca hallaremos el modo de pasar al otro lado de las lágrimas, pues nuestros pasos se adelgazarían hasta tocar el silencio azul del alma. Las lágrimas reinan siempre en un regazo, por eso se derrumban, por eso se derrumban en los brazos invisibles que detienen el tiempo, allí donde la vida cabe en la arritmia de un sofoco. Las lágrimas son turbión que deriva en una calma de infancia. El sonido de la lágrimas es el de un beso sin labios, el de un pulso de imágenes tan próximas que se quemadura las oscurece. Si una mano resbala por unas lágrimas, la caricia se vuelve firmamento. Si unos ojos miran unas lágrimas, ven cómo tiembla en el fondo un ser desligado. Las lágrimas de una madre respiran iluminadas en toda la casa. Juntas todas las lágrimas, en su rosa de niebla gira puro el corazón del mundo.

Javier Lostalé





jueves, 6 de diciembre de 2007

Llénalo de amor

A Olimpia,
...sale tan cara la ternura

Una pasión fría endurece mis lágrimas.
Pesan las piedras en mis ojos: alguien
me destruye o me ama.

Antonio Gamoneda
*********

Siempre que haya un hueco en tu vida,
llénalo de amor.
Adolescente, joven, viejo:
siempre que haya un hueco en tu vida,
llénalo de amor.
En cuanto sepas que tienes delante de ti un tiempo baldío,
ve a buscar amor.
No pienses: Sufriré.
No pienses: Me engañarán.
No pienses: Dudaré.
Ve, simplemente, diáfanamente, regocijadamente,
en busca del amor.
Qué índole de amor?
No importa.
Todo amor está lleno de excelencia y de nobleza.
Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas...
pero ama siempre.
No te preocupes de la finalidad del amor.
Él lleva en sí mismo su finalidad.
No te juzgues incompleto porque no responden a tus ternuras;
el amor lleva en sí su propia plenitud.

Siempre que haya un hueco en tu vida,
llénalo de amor!

Amado Nervo




miércoles, 5 de diciembre de 2007

Convención de los heridos de amor

Como si te posases en mi corazón y hubiese luz dentro de mis venas
y yo enloqueciese; todo es cierto en tu claridad:

te has posado en mi corazón,

hay luz dentro de mis venas,

he enloquecido dulcemente.

Antonio Gamoneda
************
Disposiciones generales:

A – Considerando que el dicho de que “en el amor y en la guerra todo vale” es completamente verdadero;

B – Considerando que en lo relativo a la guerra contamos con la Convención de Ginebra, adoptada el 22 de agosto de 1864, que determina cómo debe tratarse a los heridos en el campo de batalla, mientras que hasta hoy no se ha promulgado ningún documento que regule la situación de los heridos de amor, muy superiores en número;

Se decreta que:

Art. 1 – todos los amantes, independientemente de cuál sea su sexo, quedan advertidos de que el amor, además de ser una bendición, también es algo extremadamente peligroso, imprevisible, que puede acarrear serios daños. Por lo tanto, quien tenga la intención de amar, debe ser consciente de que está exponiendo su cuerpo y su alma a heridas de muy diferentes tipos, sin poder culpar por ello a su pareja en ningún momento, puesto que ambos corren el mismo riesgo.

Art. 2 – Una vez alcanzado por una flecha del arco ciego de Cupido, debe solicitarse inmediatamente al arquero que dispare la misma flecha en la dirección opuesta, con el objeto de no sufrir la herida conocida como “amor no correspondido”. En el caso de que Cupido se niegue a hacerlo, la Convención que en estos momentos se promulga exige del herido que de manera inmediata se arranque la flecha del corazón y la tire a la basura. Para llevar esto a buen puerto, debe evitar llamadas telefónicas, mensajes de correo electrónico, envíos de flores (siempre rechazadas), o cualquier otra forma de seducción, pues semejantes medios, si bien pueden dar algún resultado positivo a corto plazo, no resisten el paso del tiempo. La Convención decreta asimismo que el herido debe buscar sin falta la compañía de otras personas, así como debe imponerse al pens! amiento obsesivo que le dice “vale la pena luchar por esta persona”.

Art. 3 – En el caso de que la herida provenga de un tercero, es decir, que el ser amado se sienta atraído por alguien que no estaba a priori en el guión, queda expresamente prohibida la venganza. En este caso, se permite el uso de lágrimas hasta que los ojos se sequen, así como algunos puñetazos en la pared o en la almohada, o reuniones con amigos donde poder insultar a gusto al antiguo(a) compañero(a), incidiendo en su perfecta falta de gusto, pero sin llegar a difamar su honra. La Convención determina que también se aplique en este caso la regla del Art. 2 que mueve a buscar la compañía de otras amistades, sólo que evitando en la medida de lo posible los lugares que la otra persona frecuenta.

Art. 4 – En lesiones leves, clasificadas aquí como pequeñas traiciones, pasiones fulminantes que no duran mucho, o desinterés sexual pasajero, debe aplicarse con generosidad y rapidez el medicamento llamado Perdón. Una vez aplicada tal medicina, no se debe volver atrás bajo ninguna circunstancia, y el asunto debe ser definitivamente olvidado, no utilizándolo jamás como argumento en una discusión o en momento de odio.

Art. 5 – En todas las heridas definitivas, también conocidas como “rupturas”, el único medicamento que tiene algún efecto se llama Tiempo. De nada sirve buscar consuelo en cartomantes (que siempre prometen el regreso del amor perdido), leer libros románticos (que siempre acaban bien), engancharse a una telenovela o cosas por el estilo. Se debe sufrir con intensidad, evitando radicalmente las drogas, los calmantes o las oraciones a los santos. En cuanto al alcohol, sólo serán permitidos dos vasos de vino diarios.

Consideraciones finales: los heridos por el amor, al contrario de los heridos en conflictos armados, no son víctimas ni verdugos. Optaron por algo que forma parte de la vida, y deben asumir, por consiguiente, la agonía y el éxtasis de su elección.

Y los que jamás fueron heridos por el amor, nunca podrán decir: “he vivido”. Porque no vivieron.

Paulo Coelho




domingo, 2 de diciembre de 2007

Decálogo de la ternura




1.- Todas las personas tienen urgente necesidad de dar y recibir amor. Aunque algunos pretenden lo contrario, si no dan o no reciben amor, la vida se oscurece.

2.- Para vivir y practicar la ternura no es necesario poseer grandes cualidades. Basta con decir con espontaneidad nuestro amor, sin avergonzarse de manifestarlo.

3.- La verdadera ternura se conjuga en voz activa y en voz pasiva. No sólo hay que dar ternura, sino que tenemos que recibirla con espontaneidad y con enorme alegría.

4.- La ternura debe expresarse con naturalidad y en todos los momentos de la vida. Pero, es mucho más imprescindible en los momentos tensos y difíciles.
5.- La ternura jamás se puede compaginar con el amaneramiento o la trivialidad. Mucho menos con la violencia o la agresividad.

6.- Expresar y vivir la ternura no significa ser débil, manejable, sino generoso y acogedor. La ternura no está reñida con la energía.

7.- La ternura no es exclusiva de la relación madre-hijo. La familia, los hermanos, los compañeros agradecen, asimismo, este sentimiento.

8.- A ser tierno se aprende cada día con amor. Nunca es demasiado tarde para comenzar a practicar.

9.- No se debe confundir jamás la sexualidad con la ternura. Si bien difícilmente podremos entender la verdadera sexualidad sin una delicada ternura.

10.- Dar, expresar, acoger y recibir ternura es siempre una muestra evidente de madurez.

¿Por qué privamos a los que nos rodean del bálsamo de nuestra ternura?

¿A qué viene seguir practicando la economía de las caricias en una sociedad cada vez más necesitada de encuentros amistosos?

Bicos y ternura



sábado, 1 de diciembre de 2007

Hagamos un trato



"...hoy te digo que podès contar conmigo,
como me dijo anoche mi hija de 4 años"
UMA
Cuando sientas tu herida sangrar
cuando sientas tu voz sollozar
cuenta conmigo
(de una cancion de Carlos Puebla)

Compañera
usted sabe
que puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted
es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

Mario Benedetti



domingo, 25 de noviembre de 2007

Enséñame, amor



A Uma

“El amanecer es tu cuerpo y todo
lo demás todavía pertenece a la sombra.”
José Ángel Valente


Enséñame, amor, la permanencia de lo amado en el amor.
Enséñame el aire que mesa las hojas de los sauces
y el lento vuelo de los álamos por las aguas frías.
Enséñame a vivir como una alondra en las ramas de tu aire,
vivir como un beso en la tarde de azahar que vive en ti.
Enséñame la fuerza del río en los montes y la suave
fe de los frutos que se ignoran a sí mismos para ser fruto.
Enséñame la eterna sabiduría del bosque en marzo,
la belleza de lo que no tiene nombre y vive en la sonrisa.
Enséñame a soñar con el tranquilo aroma de tu abrazo,
a ser rosal de calma y lluvia en la tormenta que me niega.
Enséñame en tu cuerpo la palabra; en tu piel, la alegría;
en tu beso, la libertad; en tu ausencia, el fuego de la ausencia.
Enséñame el asombro, a correr por la soledad como un canto,
a sentarme en los árboles y los ríos y permanecer,
a ser algo más que tristeza, carne y brevedad fundidas,
a ser llama de tu llama y paz en la paz de tu cuerpo.
Enséñame a elevar los montes sobre el río, a elevar playas
sobre la nieve, el desencanto, el desasosiego y el olvido.
Enséñame tu cuerpo. Enséñame la vida con tus manos.
Enséñame, amor, hoy que es otoño, a parecerme a la vida.

Sara Pujol Russell



No estás deprimido, estás distraido

A Craz.



Cuando la vida te presente mil razones para llorar,
demuéstrale que tienes mil y una razones para sonreír.






No estás deprimido, estás distraído, distraído de la vida que te puebla.
Distraído de la vida que te rodea: Delfines, bosques, mares, montañas, ríos.
No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano cuando en el mundo hay 5,600 millones.

Además, no es tan malo vivir solo. Yo la paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer, y gracias a la soledad me conozco; algo fundamental para vivir.

No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque tiene 70 años, olvidando que Moisés dirigía el éxodo a los 80 y Rubistein interpretaba como nadie a Chopin a los 90. Sólo citar dos casos conocidos.

No estás deprimido, estás distraído, por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un sólo pelo de tu cabeza por lo tanto no puedes ser dueño de nada.

Además la vida no te quita cosas, te libera de cosas. Te aliviana para que vueles más alto, para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones. No perdiste a nadie, el que murió simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón. ¿Quién podría decir que Jesús está muerto? No hay muerte: hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Michelangelo, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuela y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas, y nos aleja por que nos hace desconfiados.

Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente. No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor. Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud todo es posible. Y sin esfuerzo porque te mueve la fuerza natural de la vida, la que me levantó cuando se cayó el avión con mi mujer y mi hija; la que me mantuvo vivo cuando los médicos me diagnosticaban 3 ó 4 meses de vida. Dios te puso un ser humano a cargo, y eres tú mismo. A ti debes hacerte libre y feliz, después podrás compartir la vida verdadera con los demás. Recuerda a Jesús: "Amarás al prójimo como a ti mismo".

Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de Dios; y decide ahora mismo ser feliz porque la felicidad es una adquisición.

Además, la felicidad no es un derecho sino un deber porque si no eres feliz, estás amargando a todo el barrio. Un sólo hombre que no tuvo ni talento ni valor para vivir, mando matar seis millones de hermanos judíos. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Perusa, la baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los brasileros, Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman, Mäiller, Mozart, Chopin, Beethoven, Caraballo, Rembrandt, Velásquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas.

Y si tienes cáncer o SIDA, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas; si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto: tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas ... y si le ganas, serás más humilde, más agradecido, por lo tanto, fácilmente feliz. Libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad, y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente como debe ser.

No estás deprimido, estás desocupado. Ayuda al niño que te necesita, ese niño será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos, y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas. Además el servicio es una felicidad segura, como gozar a la naturaleza y cuidarla para el que vendrá. Da sin medida y te darán sin medidas.

Ama hasta convertirte en lo amado, más aún hasta convertirte en el mismísimo amor. Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que le destruyan hay millones de caricias, que alimentan la vida.

Facundo Cabral




viernes, 23 de noviembre de 2007

Sin después

Nada en este mundo tiene sentido
si no tocamos el corazón de las personas.
Si la gente crece con los golpes duros que da la vida,
también puede crece con toques suaves en el alma.




Sin después

Si desde ayer, mañana solo es hoy,
hoy te amaré y he de nacer después,
y por mañana solo viviré,
para poder amarte siempre y otra vez.

Si desde ayer te quise,
y no soñé porque soñar es tiempo que se va,
hoy te quiero en un tiempo sin después,
y desde todo el tiempo que vendrá.

Que Dios me de perdón si amarte tanto
fuera pecado acaso u osadía
de ser así tal vez rompiera en llanto
pero aún en pecado te amaría.

Cada color se vuelve transparencia,
en mi pupila muere hasta la rosa,
mi mente no concibe interferencia en la actitud astral
para una diosa
y acaso no he llegado a amarte un poco
de lo que tu mereces dulce esposa.

José Larralde



miércoles, 21 de noviembre de 2007

EL COLLAR DE TURQUESAS

“Si un día tienes que elegir entre el mundo y el amor…
Recuerda:
Si eliges el mundo quedarás sin amor,
pero si eliges el amor, con él conquistarás al mundo”
ALBERT EINSTEIN


Detrás del mostrador el hombre miraba distraídamente hacia la calle mientras una chiquilla se aproximaba al local.

Ella aplastó su naricita contra el vidrio del escaparate, y sus ojos color de cielo brillaron cuando vio determinado objeto.

Ella entró en el local y pidió ver el collar de turquesas azules y le dijo al vendedor: “Es para mi hermana. ¿Podría hacerme un lindo paquete?”

El dueño del local miró a la chica con desconfianza y le preguntó: “¿Cuánto dinero tienes?”

Sin alterarse ella sacó de su bolsillo un atadito y fue deshaciendo los nudos.
Lo colocó un sobre el mostrador y dijo: “¿Esto alcanza o no?

Ella mostraba orgullosa algunas monedas.

"Sabe", continuó, “quiero regalarle esto a mi hermana mayor. Desde que nuestra madre murió ella me cuida y no tiene tiempo para ella. Hoy es su cumpleaños y estoy segura que le hará muy feliz este collar, que es del color de sus ojos”".

El hombre se fue al interior, colocó el collar en un estuche, lo envolvió cuidadosamente con un rojo papel e hizo un hermoso moño con una cinta azul.

"Toma", le dijo, "Llévalo con cuidado.”

Ella se fue feliz saltando calle abajo.

Todavía no había terminado el día cuando una linda joven de cabellos rubios y maravillosos ojos azules entró en el negocio.

Colocó sobre el mostrador el paquete desenvuelto y preguntó: "¿Este collar fue comprado aquí ?"

"Si señora", respondió el dueño del local.

“¿Cuánto costó ?"

"¡Ah!", dijo el dueño “el precio de cualquier objeto en mi negocio es siempre un asunto confidencial entre el vendedor y el cliente."

“Mi hermana sólo tenía algunas monedas. ¿Este collar es verdadero, no? Ella no tendría el dinero suficiente para pagarlo".
El hombre tomó el estuche, rehizo el envoltorio y con mucho cariño colocó la cinta diciendo: "Ella pagó el precio más alto que cualquier persona puede pagar. Ella dio todo lo que tenía".

El silencio lleno el pequeño local y las lágrimas cayeron por el rostro de la joven, mientras sus manos tomaban el paquete.



La verdadera donación es darse por entero, sin restricciones

domingo, 18 de noviembre de 2007

Historia de la sonata "Claro de Luna"


¿Quién de nosotros no tuvo un momento de extremo dolor?

¿Quién nunca sintió, en algún momento de la vida, ganas de desistir?

¿Quién todavía no se sintió sólo, extremadamente sólo,
y tuvo la sensación de haber perdido la dirección de la esperanza?

Ni las personas famosas, ricas, importantes, están libres de tener sus momentos de soledad y de profunda amargura…

Fue lo que le ocurrió a uno de los reconocidos compositores de todos los tiempos, llamado Ludwig Van Beethoven, que nació en 1770, en Bonn, Alemania, y murió en 1827, en Viena, Austria…

Beethoven vivía uno de esos días tristes, sin brillo y sin luz. Estaba muy abatido por el fallecimiento de un príncipe de Alemania que era como un padre para él…

El jóven compositor sufría de una gran carencia afectiva. Su padre era alcohólico y lo agredía fisicamente. Falleció en la calle, por esa causa …Su madre murió muy jóven. Su hermano biológico nunca lo ayudó en nada, y, súmese a todo esto, el agravamiento de su enfermedad. Síntomas de sordera, comenzaban a perturbarlo, al punto de dejarlo nervioso e irritado…

Beethoven solamente podía oír usando una especie de trombón acústico en el oído. El llevaba siempre consigo un papel o un cuaderno, para que las personas escribiesen sus ideas y así poderse comunicar, pero no todas tenían paciencia para eso, ni para leer sus labios…

Notando que nadie entendía, ni lo ayudaba, Bethoven se retrajo y se aisló. Por eso ganó la fama de misántropo. Fue por todas estas razones, que el compositor cayó en una profunda depresión. Llegó a escribir un testamento, diciendo que se iba a suicidar…

Pero como ningún hijo de Dios está olvidado, llegó la ayuda espiritual, a través de una muchacha ciega, que vivía en la misma modesta pensión, donde Beethoven se había mudado, y que le dijo casi gritando: “Yo daría todo por poder ver una noche de luna”

Al oírla, Beethoven se emociona hasta las lágrimas. Al fin y al cabo , él podia ver! El podía poner su arte en sus composiciones…

Las ganas de vivir se le renovaron y entonces compuso una de las piezas más hermosas de la humanidad: “Sonata Claro de Luna”. En su tema, la melodía imita los pasos lentos de algunas personas, posiblemente, los suyos o los de otros, que llevaban el cajón mortuorio del príncipe, su protector…

Mirando al cielo plateado por la luna, y recordando a la muchacha ciega, como al preguntarse el por qué de la muerte de un mecenas tan querido, él se deja sumergir en un momento de profunda meditación transcendental…

Algunos estudiosos de música dicen que las tres notas que se repiten, insistentemente, en el tema principal del 1º movimento de la Sonata, son las tres sílabas de la palabra “why”? u otra palabra sinónima, en alemán…

Años después de haber superado el sufrimiento, llegaría el incomparable Himno a la Alegria, la 9ª sinfonia, que corona la misión de este compositor, ya totalmente sordo.

Himno a la Alegria expresa su gratitud a la vida y a Dios, por no haberse suicidado…Todo gracias a aquella muchacha ciega, que le inspiró el deseo de traducir, en notas musicales, una noche de luna…

Usando su sensibilidad, Beethoven retrató, a través de la melodía, la belleza de una noche bañada por la claridad de la luna, para alguien que no podía ver con los ojos físicos.




viernes, 9 de noviembre de 2007

Parte de guerra


Te lancé al vendaval de las pasiones
sin la coraza puesta.
(F. García Lorca).


Instantes de exaltación
amor y olvido,
vida y soledad amarga
esperando verte.
El parte de una dominación
completa e inequívoca,
una victoria imposible
contra el tiempo,
contra el estandarte de tu boca.
Un deseo artificial
en el que se hunde mi ser
en el que no encuentro salida.

Paola Laskaris

viernes, 2 de noviembre de 2007

Declaración


Gritan las serpientes en las celdas del aire. La ebriedad sube
desde las piernas femeninas y tú pones tus labios en sus líquidos.

Coge la flor de la agonía. Aún

hay humedad en la ceniza que amas.

(De “Libro del Frío”, Antonio Gamoneda)



DECLARACION

Hoy, en el día de cualquier año,
en el año de cualquier siglo,
en mis plenas facultades mentales y físicas
y asumiendo cuanto vivo y escribo ...
declaro, que me declaro culpable.

Culpable de todo lo que no hice,
de todo lo que no he visto ni oído,
de las palabras que no dije a tiempo
y de las otras, que nunca aprendí.

Me preocupé por cosas que jamás sucedieron
y pasé gran parte de mi vida
en sitios equivocados,
en horas equivocadas, con gente equivocada.

Declaro, que llegué tarde a todas las citas,
que no estuve nunca antes en ninguna parte,
que encontré la primavera florecida,
la tierra repartida y el cielo prometido.

Que todo lo que tengo es menos de lo que me falta,
que lo que creía, no lo creí después
y que cometí el peor de los errores:
soñé en un mundo de pesadillas.

Declaro también, que no hay nada más cierto
que nuestro pasar por la vida,
ni nada más falso que nuestra vida al pasar.

Que es feliz aquel que no quiere nada,
que no sabe nada, que no se pregunta nada
y que no se da cuenta de nada.

Que de una mano temblorosa
puede caerse el amor que hay en ella,
que todo lo que no se da, no se acumula, se pierde.

Que todos somos al fin y al cabo esclavos
de algún vicio o de alguna virtud.

Que he sido fiel solamente a mis dudas
y que el hombre más libre que conocí
iba atado al corazón de una mujer.

Gian Franco Pagliaro

lunes, 22 de octubre de 2007

¡Pobreza cero, sin excusas!

Si el mendigo te da sus monedas,
¡sonríe!
Es un anuncio
El empresario italiano, Enzo Rossi, de 42 años decidió, subir 200 euros al sueldo de sus empleados tras haber intentado vivir con su salario y comprobar que sólo conseguía llegar hasta el día 20.

“Es justo tomar más de los ricos para darselo a los pobres”, declaró tras la experiencia.

Rossi, director de la fábrica de pasta Campofilone se asigno un sueldo de 1.000 euros para sí y otros 1.000 para su mujer, que también trabaja en la sociedad, aunque reconoció que esos 2.000 euros de ingresos son superiores, incluso, a los que tienen algunas de las familias de sus empleados.

"En los últimos decenios la vida de los trabajadores creció y la diferencia con las otras clases sociales había disminuido. Pero ahora se está volviendo atrás y hay que remediarlo", aseguró Rossi, quien comentó que no pudo ser capaz de llegar al día 20 después de haber pagado las facturas del agua, el gas, el seguro del auto y haber tenido cuidado en el gasto de todos los días.

sábado, 20 de octubre de 2007

Blues del chico de la navaja


"El que ha osado volar comos los pájaros,
una cosa más debe aprender:
a caer."
Rainer María Rilke

Un tipo me dijo hace años de madrugada en un garito que a las personas se las puede conocer por haber leído sobre sus vidas, por lo que la brisa murmura de ellas, o por sus obras, pero que a un hombre se le conoce mejor cuando estás lo bastante cerca de él como para intuir sus sueños, compartir sus deudas y contraer sus enfermedades.

Intimar con la gente del arroyo puede ser una experiencia inolvidable por muchos motivos. Puede ser inolvidable porque te den un susto de muerte, pero también por haber apagado tu sed en el abrevadero de los cerdos en el que apagaba él la suya.

Una madrugada me siguió un delincuente hasta el retrete en una cafetería de Compostela. Cerró la puerta y se apoyó en ella como si su cuerpo fuese un armario con el que bloquearla. Entonces me puso una navaja en el estómago. Se me cortó la meada como a una gárgola a la que el musgo le hubiese estancado la lluvia. Me reprochó con amenazas las cosas que había escrito sobre él en el periódico, incluso los comentarios que otros habían redactado acerca de sus historias. Fue un momento de apuro como recuerdo pocos. Reconozco que pasé miedo y que temí por mi vida. Sudaba tanto, que los pies me resbalaban dentro de los zapatos. Por suerte, reaccioné con ese aplomo involuntario y terminal que tanto dice de los condenados a muerte. A medida que la furia de aquel tipo se fue quedando sin repertorio y amainaron las amenazas, colé algunas frases inspirado por el puro instinto de supervivencia. "No lo hagas", le dije, "porque si lo haces, joder, chico, si lo haces, habrás perdido la razón en este asunto". Aquel tipo se cagó tantas veces en la boca de mis muertos, que pensé que Dios no iba a poder resucitarlos sin echar mano de un fontanero. "Tiemblas de miedo, ¿eh, hijoputa?... ¿Por qué no tiemblas así antes de escribir, maldita perra de mierda? Mi madre sabe leer, ¿sabes?, como supongo que sabe leer la tuya...¡Joder, joder, joder!, si te clavase ahora, con el odio que te tengo se me quedaría pequeña la puta navaja y tendría que enterrar el brazo en tu jodida barriga hasta que los ácidos de tu puta digestión me despellejasen el codo, ¡me cago en la boca podrida de tus muertos!, ¡maricón de mierda!... ¿Ya no hablas? ¿Te has quedado sin vocabulario, mamón de los cojones? Escucha bien lo que te digo: Tendrías que pasarte una temporada en mi piel. Entonces, hijoputa, ¿sabes qué?, entonces comprenderías que hay tipos que al llegar a casa sólo encuentran caliente romper a llorar en la ventana. Lo entenderás cuando vivas en un sitio en el que bajar las escaleras sea lo único inteligente que puedas hacer si cometiste el estúpido error de subirlas. Y ahora guardaré la navaja, te abriré la puta puerta y te vuelves a la mesa sin chistar, te tomas tu copa tranquilamente, pagas como si metieses el dinero en el cepillo de la iglesia y sales a que el fresco de la madrugada te enfríe el miedo y te resucite el rostro. Y cuando vuelvas a tu periódico y te sientes a escribir algo sobre mi, si no te importa, imagina que lo haces tecleando en la máquina con los dedos de mi madre en los ojos abiertos de la tuya"...

Aquel muchacho murió en extrañas circunstancias a los pocos meses. Estuve en el funeral y asistí a su entierro. A la salida del cementerio abracé a su madre. Le dije que era amigo del chico. Y le conté que una madrugada habíamos coincidido en una cafetería. Y que aquel muchacho me había contado que bajar las escaleras de casa le llevaba el doble de tiempo que subirlas... ¿Y sabes una cosa?, es cierto que aquel muchacho no me confesó sus sueños ni me pegó sus enfermedades, pero presumo de que su navaja le hubiese contagiado a mis manos lo mejor de las suyas.

JOSÉ LUIS ALVITE

viernes, 19 de octubre de 2007

Desencuentro...

En internet,
nada es lo que parece.

Se conocieron por internet,
y se enamoraron.

Él la llamaba "Azúcar"
y ella: "Principe de la satisfación".

Cuando la relación se volvió suficientemente seria
decidieron encontrarse,
pero...
(siempre hay un pero)
¡eran marido y mujer!

Se llevaron una gran decepción.
En su vida real
no había nombres cariñosos
sino discusiones diarias.

Tras el amargo encuentro
decidieron divorciarse immediatamente.
Al parecer,
se acusan de engaño mutuamente.





domingo, 14 de octubre de 2007

el anciano


El anciano debiera ser como la luna,
un cuerpo opaco destinado a dar luz.





Hay un anciano ante una senda vacía. Nadie regresa de la ciudad lejana; sólo el viento sobre las últimas huellas.

Yo soy la senda y el anciano, soy la ciudad y el viento.

Antonio Ganoneda ("Libro del frío")

sábado, 13 de octubre de 2007

La vida es un privilegio

It's all you have...
Apunta hacia la luna; aún cuando falles,
aterrizarás entre las estrellas.

Más vale tu sonrisa triste,
que la tristeza de no verte sonreír.

Si piensas que todo el mundo esta contra ti,
recuerda que los aviones se elevan contra el viento.

Si quieres ver las cosas que nunca has visto,
haz cosas que nunca has hecho.

Hoy es el mañana por el que te preocupabas ayer.

La aventura más maravillosa no es llenar de sueños nuestras vidas,
si no de hacer de cada momento algo tan fuera de lo común,
que parezca un sueño a la hora de recordarlo.

Cuando la determinación de triunfar es lo suficientemente fuerte,
el fracaso, jamás te alcanzará.

El amor aunque sea dulce, siempre tiende a agriarse;
pero, si lo mezclas con sabiduría y madurez,
va a ser un amor para toda la vida.

En esta vida todo gira...
No hagas lo que no quieres que te hagan a ti.

Sueña lo que quieras soñar,
ve a donde quieras ir,
se lo que quieras ser,
porque tienes tan sólo una oportunidad
para hacer todo lo que quieras hacer.

El que busca un amigo sin defectos,
se quedará solo toda la vida.

Si ves a alguien sin una sonrisa,
dale una de las tuyas

Aquel que tiene fe,
encuentra el éxito en donde muchos fracasan.

La alegría comienza en el mismo momento
en que cesas la búsqueda de tu propia felicidad
y procuras la de otros.

El que te humilla y te hace sentir menos,
está reflejando en ti sus propias inseguridades.

La gran diferencia entre lo material y lo espiritual,
es que lo material tiene un valor temporal, momentáneo,
mientras que lo espiritual tiene un valor infinito.

Puedes llegar tan lejos como te lleven tus sueños.

Se paciente con todo el mundo
pero sobre todo contigo mismo.

Hay un montón de días bellos que aún vendrán,
lo pasado pasó.
El mañana durará siempre.

No hay ensayo general.
Cada día es debut y despedida.

Construye para ti un buen día
Y una buena Vida.

sábado, 29 de septiembre de 2007

Los pequeños detalles...



El alumno había terminado el cuadro.
Llamó a su maestro para que lo evaluara.

El maestro se acercó y contemplo la obra,
con detenimiento y concentración, durante un buen rato.

Entonces, pidió al alumno la paleta y los pinceles,
y, con gran destreza, dio unos cuantos trazos aquí y allá.

Cuando el maestro devolvió la pintura al alumno,
el cuadro había cambiado notablemente.

El alumno se quedo asombrado; ante sus propios ojos
la obra había pasado de mediocre a sublime.

Con reverencia le pregunta al maestro:
“¿Como es posible que con unos cuantos retoques,
simples detalles, haya cambiado tanto el cuadro?”.

El maestro le contestó:
“Es que en esos pequeños detalles está el arte”


Si lo vemos despacio,
nos daremos cuenta que todo en la vida son detalles”.

Los grandes acontecimientos nos deslumbran tanto
que, a veces, nos impiden ver
esos pequeños milagros que nos rodean cada día.

Un ave que canta,
una flor que se abre,
el beso de un hijo en nuestra mejilla,
son ejemplos de pequeños detalles que al sumarse
pueden hacer diferente nuestra existencia.

Todas las relaciones, la familia, el matrimonio,
el noviazgo o la amistad,
se basan en detalles.

Nadie espera que remontes el Océano Atlántico por él,
aunque probablemente si que le hables el día de su cumpleaños.

Nadie te pedirá que escales el Monte Everest
para probar tu amistad,
pero si que lo visites durante unos minutos
cuando sabes que está enfermo.

Hay quienes se pasan el tiempo esperando una oportunidad
para demostrar de forma heroica su amor por alguien.
Lo triste es que mientras esperan esa gran ocasión,
dejan pasar muchas otras,
modestas pero significativas.

Se puede pasar la vida sin que la otra persona
necesitara jamás que le donaras un riñón,
aunque se quedó esperando que le devolvieras la llamada.

En los momentos de mayor dicha o de mayor dolor
se convierten en el cemento que une los ladrillos
de esa construcción que llamamos relación.

La flor se marchitará,
las palabras quizás se las llevara el viento,
pero el recuerdo de ambas permanecerá
durante mucho tiempo en la mente y el corazón
de quien las recibió.

Se piensa a veces que la felicidad es como sacarse la lotería,
un suceso majestuoso que de la noche a la mañana
cambiará una vida miserable por una llena de dicha.

Esto es falso,
en verdad la felicidad se va formando en pequeñeces,
en detalles que sazonan día a día nuestra existencia.

Nos dejamos engañar con demasiada facilidad
por la aparente simpleza.

No desestimes jamás el poder de las cosas pequeñas:
una flor,
una carta,
una palmada en el hombro,
una palabra de aliento
o unas cuantas líneas en una tarjeta.

Todas estas pueden parecer poca cosa,
pero no pienses que son insignificantes.

¿Que esperas entonces?

Escribe esa carta, haz esa visita, levanta el teléfono.
Hazlo ahora, mientras la oportunidad aun es tuya.
No lo dejes para después por parecerte poca cosa.

En las relaciones no hay cosas pequeñas,
únicamente existen las que se hicieron
y las que se quedaron en buenas intenciones…

Recuerda siempre que la vida esta hecha
de pequeños detalles

viernes, 21 de septiembre de 2007

¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?



¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?
Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo,
Que nadie establece normas salvo la vida,
Que la vida sin ciertas normas pierde forma,
Que la forma no se pierde con abrirnos,
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente,
Que no está prohibido amar,
Que también se puede odiar,
Que el odio y el amor son afectos
Que la agresión porque sí hiere mucho,
Que las heridas se cierran,
Que las puertas no deben cerrarse,
Que la mayor puerta es el afecto,
Que los afectos nos definen,
Que definirse no es remar contra la corriente,
Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja,
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio,
Que negar palabras implica abrir distancias,
Que encontrarse es muy hermoso,
Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida,
Que la vida parte del sexo,
Que el "por qué" de los niños tiene un porque,
Que querer saber de alguien no es sólo curiosidad,
Que querer saber todo de todos es curiosidad malsana,
Que nunca está de más agradecer,
Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo,
Que nadie quiere estar solo,
Que para no estar solo hay que dar,
Que para dar debimos recibir antes,
Que para que nos den hay que saber también cómo pedir,
Que saber pedir no es regalarse,
Que regalarse es, en definitiva, no quererse,
Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos,
Que para que alguien "sea" hay que ayudarlo,
Que ayudar es poder alentar y apoyar,
Que adular no es ayudar,
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara,
Que las cosas cara a cara son honestas,
Que nadie es honesto porque no roba,
Que el que roba no es ladrón por placer,
Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo,
Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte,
Que se puede estar muerto en vida,
Que se siente con el cuerpo y la mente,
Que con los oídos se escucha,
Que cuesta ser sensible y no herirse,
Que herirse no es desangrarse,
Que para no ser heridos levantamos muros,
Que quien siembra muros no recoge nada,
Que casi todos somos albañiles de muros,
Que sería mejor construir puentes,
Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve,
Que volver no implica retroceder,
Que retroceder también puede ser avanzar,
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol,
¿Cómo hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida?

Mario Benedetti

viernes, 31 de agosto de 2007

Gente

A mis amigos, en general,
y hoy especialmente a Wendy y a Carz.
Por tener la suerte de contar con "gente así"...
¡Tan necesaria !


Hay gente que con sólo decir una palabra
enciende la ilusión y los rosales:
que con sólo sonreír entre los ojos
nos invita a viajar por otras zonas,
nos hace recorrer toda la magia.

Hay gente que con sólo dar la mano
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca guirnaldas;
que con sólo empuñar una guitarra
hace una sinfonía de entre casa.

Hay gente que con sólo abrir la boca
llega hasta los límites del alma,
alimenta una flor, inventa sueños,
hace cantar el vino en las tinajas
y se queda después como si nada
y uno se va de novio con la vida
desterrando una muerte solitaria
pues sabe que a la vuelta de la esquina
hay gente que es así, tan necesaria.

Hamlet Lima Quintana
Poemas de "La breve palabra" Hamlet Lima Quintana
Ediciones del Valle - 1998 - Bs.As. Argentina

jueves, 30 de agosto de 2007

Plegaria


Permíteme orar,
no para obtener protección contra los peligros,
sino para afrontarlos sin temor.

Permíteme pedir,
no alivio a mi dolor,
sino el valor de superarlo.

Permíteme buscar en el campo de batalla de la vida,
no aliados,
sino propia fortaleza.

Permíteme no suplicar, temeroso, por mi salvación,
pero sí tener paciencia para conseguir mi libertad.

Concédeme que no sea un cobarde,
sentir tu misericordia en mi triunfo, solamente;
pero deja que, en mi fracaso,
encuentre el apretón de tu mano.

viernes, 17 de agosto de 2007

EL SABIO Y EL APRENDIZ


Aprendiz de sabio es quién va por la vida
con la mente abierta

Un Maestro paseaba por un bosque con su fiel discípulo cuando vio a lo lejos un sitio aparentemente pobre y decidió hacer una breve visita al lugar. Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de las visitas, de conocer personas y las oportunidades de aprendizaje de estas experiencias.

Llegando al lugar constató la pobreza del sitio. Los habitantes: una pareja y tres hijos, vestidos con ropas sucias y rotas, y sin calzado. El Maestro se le aproximó al señor, aparentemente el padre de familia, y le preguntó: - En este lugar no existen posibilidades de trabajo ni puntos de comercio tampoco. ¿Cómo hace usted y su familia para sobrevivir aquí?

El señor calmadamente respondió: - Amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche todos los días. Una parte del producto la vendemos o lo cambiamos por otros géneros alimenticios de la ciudad vecina y con la otra parte producimos queso y cuajada para nuestro consumo. Así es como vamos sobreviviendo.

El Sabio agradeció la información, contempló el lugar por un momento, luego se despidió y se fue. En el medio del camino, volteó hacia su fiel discípulo y le ordenó:
- Busca la vaquita, llévala al precipicio de allí enfrente y empújala al barranco.

El joven espantado vio al Maestro y le cuestionó sobre el hecho de que la vaquita era el único medio de subsistencia de aquella familia. Pero como percibió el silencio absoluto del Maestro, fue a cumplir la orden. Así que empujó la vaquita por el precipicio y la vio morir. Aquella escena quedó grabada en la memoria de aquel joven durante algunos años.

Un bello día el joven resolvió abandonar todo lo que había aprendido y regresar a aquel lugar y contarle todo a la familia, pedir perdón y ayudarlos.

Así lo hizo, y a medida que se aproximaba al lugar veía todo muy bonito, con árboles floridos, todo habitado, con auto en el garaje y algunos niños jugando en el jardín.

El joven se sintió triste y desesperado imaginando que aquella humilde familia tuviese que haber vendido el terreno para sobrevivir. Aceleró el paso y llegando allá fue recibido por un señor muy simpático. El joven preguntó por la familia que vivía allí hace unos cuatro años. El señor respondió que seguían viviendo allí.

Espantado el joven entró corriendo a la casa y confirmó que era la misma familia que visitó hace algunos años con el Maestro. Elogió el lugar y le preguntó al señor (el dueño de la vaquita): -¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar de vida ?

El señor entusiasmado le respondió: -Nosotros teníamos una vaquita la cual nos daba todo lo que necesitábamos. Ella cayó por el precipicio y murió. De allí en adelante nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos. Así alcanzamos el éxito que sus ojos vislumbran ahora.

Todos nosotros tenemos una vaquita que nos proporciona alguna cosa básica
para nuestra sobrevivencia la cual es una convivencia con la rutina. Nos hace dependientes, y casi el mundo se reduce a lo que esa vaquita nos produce.

¿No crees que es hora de empujarla por el precipicio?

jueves, 16 de agosto de 2007

La última mirada


A Marian,
siempre tengo tiempo para ti.

Joshua Naraim




Me desnudo poco a poco, suavemente,
de los días, de las horas que estuviste;
me quedo con la última mirada
y guardo en los cajones de mi armario
las caricias, los besos y las lágrimas,
las sombras de ese pino que buscábamos,
las notas del nocturno desgranadas,
el tacto de tus manos en mi espalda
y la risa entrecortada de mis labios…
la luna bañándote la cara.

Me quedo con la última mirada
y cierro ya la página del libro
que a solas me leías.

Me desnudo poco a poco suavemente
de tu risa, de tu amor, de tus palabras,
de la noche en esa playa silenciosa,
de la brisa, del dolor, de la nostalgia,
y me quedo
con la última mirada.

Lola

miércoles, 15 de agosto de 2007

TRES COSAS… Y CINCO REGLAS


Se ennoblece la vida

Cultivando tres cosas:
La bondad, la sabiduría y la amistad.

Buscando tres cosas:
La verdad, la filosofía y la comprensión.

Amando tres cosas:
El valor, el servicio y la caballerosidad.

Gobernando tres cosas:
El carácter, la lengua y la conducta.

Apreciando tres cosas:
La cordialidad, el contento y la decencia.

Defendiendo tres cosas:
El honor, los amigos y los seres débiles.

Admirando tres cosas:
El talento, la dignidad y la gracia.

Excluyendo tres cosas:
La ignorancia, la ofensa y la envidia.

Combatiendo tres cosas:
La mentira, el ocio y la calumnia.

Conservando tres cosas:
La salud, el prestigio y el buen humor.


"Recuerda siempre las cinco reglas para ser feliz:

Libera tu corazón del odio,
libera tu mente de preocupaciones,
vive simplemente,
da más
y espera menos".

martes, 14 de agosto de 2007

El largo viaje entre mi mente y mi corazón (y III)

III

Y cuando dejas que tu corazón se llene de contento ante la belleza eterna del Amado
y que tu alma Le reconozca en el amanecer o en la noche,
en la cima o en el abismo,
en la angustia o en la paz...

Cuando ves la hermosura de Su rostro llenándote de amor desde todo lo que existe
y dejas que la vela de tu alma se consuma sin temor...

Cuando lo mismo te da volar por la inmensidad de los cielos o llevar contigo el fuego ardiente de todos los infiernos,
cuando caminas sin temor por entre la luz o la sombra
o cuando es igual a tu alma la gloria o la humillación...

En ese instante,
en el instante mismo en que tú ya no existes...
Comprendes el misterio profundo del sacrificio,
del darse sin preguntar.

Y tu alma libre.
aunque atada por todas las cadenas,
se entrega a la vida como el agua que cae,
sobre el barro labrado de un cántaro abierto,
a la sed de todos los que tienen sed.

Y amas el clavo que penetra las manos
y los pies sobre una cruz de madera que rompe el templo sagrado del cuerpo eterno de Dios.

Despiertas al sol que se levanta más allá de la oscura noche
de un espejismo de mármol,
de la choza de paja, de la hogaza de pan,
del oro, del bronce.

La luz que resplandece más allá de todas las entregas,
de todos los sacrificios,
de todas las guerras,
de todas las glorias,
de todos los teatros que hacen confundir el acto con el actor.

Y comprendes que el amor es el milagro mismo de la vida,
el misterio del desprendimiento,
el cáliz que se desangra,
la llama que se consume a sí misma en la oscuridad.

Que el amor es estrella que guía,
vino que rompe la copa,
crisálida que sueña sueños de eternidad.

Agua que da vida,
fuego que purifica,
viento al que se entrega plena la libertad.

Surco que se abre,
semilla que se rompe en fruto
lluvia que se ofrenda pura a la tierra bendita.

Alas del ángel que seca tus lágrimas,
sandalias del pescador que tira su red al infinito mar.

Que el amor es certeza al corazón de los que dudan,
camino a los pies de los que yerran,
luz a los que buscan en la oscuridad.

Que el amor es fuego que consume toda duda,
arco desde donde lanzas tu propio corazón.

Certeza con la que tu alma moldea los caminos infinitos de tu propia libertad,

Y es tuya la opción,
tuya la intención,
tuyo el hecho, el sueño y la palabra.
De Él son los frutos.
Del Tejedor el tejido.
De Él los resultados y de Él la comunión del Todo.

De nosotros la pasión y la espera,
el anhelo y la entrega,
el ser para dejar de ser,
pues cuando la gota se entrega al mar desaparece
y cuando el rayo regresa al sol es aniquilado.

Y allí en el no ser al que sólo se llega cuando ya has sido, trasciendes todos los límites y todas las barreras.
Mientras la crisálida de tu alma sueña los colores infinitos de sus alas y la vida vibra en ella,
abierta y plena,
profunda y única en la intensidad del Todo.

Allí dejas que tu alma fluya libre como el viento
y que la misericordia del Músico Divino toque la cuerda más sensible de tu propio corazón,
para ser música,
para ser poesía,
para morir a lo que somos y despertar juntos a la Vida...
al amanecer de la medianoche.

Crisálidas que tejen la belleza de sus alas y las queman en el ardiente fuego de Su amor infinito.

lunes, 13 de agosto de 2007

El largo viaje entre mi mente y mi corazón (II)



II

Y cuando callas y las palabras callan
y callan los sueños
y las ideas
y las estrofas repetidas de todos los himnos y discursos.

Y cuando el templo de tu corazón calla a toda voz
y el silencio mismo queda en silencio,
entonces,
el Músico Divino entona en tu ser Su propio canto,
uno que no puedes oír mientras los pájaros trinan,
mientras el mar resuena
o resuena la plegaria anhelante de tu propio corazón.

Entonces,
desde un templo que está más allá de todas las voces y de todos los silencios,
Su amor abre tu alma al amanecer del Primer Día,
caminas el Valle del Asombro y escuchas Su voz viniendo de todas partes.

Y el amor es el verbo, la tempestad y el silencio.
La entrega sin preguntas,
el perdón sin juicio,
la bondad infinita que todo abarca.

Y es la espada que atraviesa el cuerpo moribundo de Jesucristo
y vinagre a Su sed
y es perdón a los pecados de los que no saben lo que hacen.

Y es vela que se consume y vida que se entrega.

Un átomo o un sol,
una gota, un océano,
el último aliento y Soplo Eterno de la Vida.

Y es el celaje lila que envuelve todo horizonte,
el galopar eterno del caballo,
la textura hermosa de la roca que juega con el agua
y es panal y es jade,
estrella.

Es amanecer y penumbra
y es hoguera al alma del frío
y despertar a la noche.

La escultura de la tuna que abre sus sueños al vuelo de un pájaro.
Montaña que se esconde tras las nubes,
viento que acaricia el eucalipto,
sendero que baja de la cima al mar.

Horizonte abierto
búsqueda,
encuentro,
tempestad,
calma, trueno y soledad.

El silencio y la música.
Eco de la noche,
latido del corazón.
La lágrima del que sufre y la espera del que ama y la entrega del que encuentra la libertad en dar.

El amor es puerta abierta al corazón de los que buscan,
más allá de todo lo dicho,
más allá de todo lo que queda por decir.

Y es poesía y es arte y es pan y es vino
y es camino para los que rompiendo cada día sus cadenas atraviesan el velo de la mente y el corazón
y se inclinan humildes ante el misterio eterno de la vida, abierto desde siempre...de par en par.

El amor es transparente
Eterno,
humilde y glorioso.

Y está allí, en el templo bendito de tu propio corazón.


domingo, 12 de agosto de 2007

El largo viaje entre mi mente y mi corazón (I)

CRISÁLIDA
Jenniefher Weissenberg Gandhi


En el lila despertar de una crisálida que sueña compartir contigo el milagro Infinito de la Vida
y que más allá de la oscuridad que todo lo penetra llena de soles su propia noche.

En la profunda certeza de que el Amor es color a las alas de la mariposa y poesía al sueño del que espera.



I


He nacido al amanecer de medianoche,
la oscuridad penetrando cada esquina,
la gente corriendo de prisa hacia ningún lado.


Castillos de arena que las olas se llevan.
Teatros que se montan y desmontan,
actores que igual mueren, lloran o aman,
vestidos de harapos o de seda.


Luces, colores, formas, claroscuros,
marionetas que cuelgan de los sueños de otros
que sueñan soñar.


He nacido al límite del abismo
en el tierno regazo de un ángel,
entre dioses de barro y oraciones de fuego,
en el dejarse ir por tan sólo no estar.


He sentido perder la eternidad en un instante,
en la gota de miel que sacia los labios
mientras los días y las noches de nuestras vidas
pasan y se van.


En el dolor profundo de un cuerpo que teje su vida
entre la esperanza y el miedo,
entre la incertidumbre y la fe.


En el azar de uno o todos los caminos,
las puertas que se abren
y las cimas
y los abismos
y las lágrimas
y las sonrisas que se confunden
en una borrachera de libertad.


En el interior de una columna hueca
y en la noche que se adentra oscura
en todo lo que amanece.


La vida sin vida es un profundo grito callado,
un sueño sin despertar.
La eternidad de una estrofa que se repite hasta que te quedas en silencio y no encuentras sino el eco de tu propio lamento.


Letanía de un canto sacro en un templo sin puertas ni ventanas.


Un funeral,
un féretro,
el ir y venir en el vacío,
en la soledad de una noche que pintas de colores
y disfrazas de placeres para poder escapar.


Mientras la verdadera Vida es el regalo generoso de la bondad infinita de un amor que todo lo trasciende.


Y es música cuando callas
y paisaje cuando cierras los ojos
y es comunión cuando te das cuenta
que eres la vibrante nota de una sinfonía eterna y maravillosa,
que une todos los tiempos
y todas las historias
y todas las melodías en la profunda oración de tu propia alma.


Y es regalo y es prueba...
y camino abierto y estrecho.
La majestad de un océano que encierra
todos sus misterios en el dulce milagro de una gota.


La comunión profunda entre la crisálida y la mariposa,
entre las estrellas y la noche,
entre el rocío y el amanecer.


Y es transparente y eterna...
y es la plegaria sagrada de todos los corazones.
Las alas abiertas de una gaviota que se entrega al viento de la tarde y al azul del océano.


Y es el canto anhelante de las almas que buscan.


Es luz en la oscuridad y fuego en la nieve
y sonrisa en la tempestad
y esperanza en la puerta que se cierra.


Es pasión cuando se ama
y es dolor en la espera
y es paciencia en el dolor.


Y es el deseo profundo de entregar todo hasta quedarse vacío de uno y lleno de un Infinito amor.


Es caminar descalzo besando las espinas y las piedras
y cortar flores silvestres para llenar de amor todas las mesas
y es postrarse desnudo ante Su mirada y amarle sin miedo a amar
y agradecer el dolor que se convierte en manto
y nada más desear que lo que amas sea cubierto de paz, aunque tu propia paz vuele por una ventana
y una espina te haga derramar tu propia sangre,
para que la rosa blanca sea roja,
para que lo invisible sea esencial al corazón.


Es el misterio infinito de una eternidad que se teje con los hilos sagrados de la sombra y la luz.


Y es la bendición más grande
y la más hermosa prueba
y el camino sagrado que hay que recorrer tantas veces,
para regresar al hogar del cual nunca nos hemos ido.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails