sábado, 28 de agosto de 2010

Amigos sin rostro...


Siempre he creído que nosotros, 
los tímidos,
los desapercibidos,
los pobres de espíritu,
estamos destinados a presenciar en silencio
la vida de los otros.
Blanca Riestra.


Oda a los amigos con lo que hablamos en internet


A los amigos sin rostro


Nosotros nos sentamos, escribimos y miramos fijamente el monitor.
Todos nosotros podemos imaginar lo que esto puede significar.
Con nuestros ratones viajamos, por cuartos como laberintos.
Buscando algo o alguien como  si estuviéramos  hipnotizados.
Nosotros chateamos unos con otros, compartimos nuestras penas,
formamos pequeños grupos, y luchamos contra nuestros enemigos.
Esperamos por alguien que escriba nuestros nombres,
queremos reconocimiento y ofrecemos lo mismo.
Damos besos y abrazos y, en ocasiones, coqueteamos.
En cuartos chateamos profundamente y revelamos aquello que nos duele.
Nosotros formamos algunas amistades, ¿por qué?, no lo sabemos,
algunas se marchitan, otras florecen y crecen.
¿Por qué en las pantallas podemos ser tan grandes
diciendo nuestros secretos que nunca han sido revelados?
¿Por qué compartimos nuestros pensamientos
con aquellos que no nos ven y piensan que somos ciegos?
La respuesta es sencilla, es tan clara como el cristal.
todos tenemos problemas y necesitamos alguien a quién contárselos,
no podemos decírselos a la gente "real", pero a alguien se lo tenemos que contar.
Así que vamos al ordenador, y hacia aquellos en quiénes confiamos.
Aunque pensemos que es una locura, la verdad siempre permanece,
son amigos sin rostros, y con nombre muy raros...

12 comentarios:

mateosantamarta dijo...

Tienes mucha razón en lo que dices. Es algo en lo que todos pensamos, pero tu lo has explicado muy bien: además puedes llegar a almas lejanas sin salir, sin viajar.
Estuve leyendo hace días la versión de Borges del poema de Whitman y comparándola con otra que yo tengo, bastante distinta en la forma pero similar en lo esencial. Un abrazo.

isla dijo...

Lo mismo que dice Mateo, era lo que iba a decirte...
Le has dado "forma" a la sensación que vivimos al volcarnos en "este sistema" y a través de nuestra percepción, nuestra imaginación, creamos como "otra vida ¿social?".
Yo intento no complicarme, hay energías que me llegan a través de las palabras, y las acepto, las disfruto... sin exigencias...aprendiendo...
Probablemente de otra forma no podría conocer, disfrutar a las personas "reales ó no" que van apareciendo.
Incluso se puede intentar dejar sin trabajo a la soledad... ¿no te parece?
un abrazo...
isla

AIXA dijo...

QUe bonito me gusta ,eso que ha escrito Isla ,dejar sin trabajo a la soledad,y es cierto ,con esta nueva manera de relaccionarnos.
Amigos sin rostro, si'' pero amigos ,aveces con palabras escritas somos mas capases de transmitir nuestros sentimientos nuestras emociones.

En esta vida es todo cuestion de suerte lo mismo por aqui que en la vida real.'' GENTE BUENA HAY EN TODOS LOS SITIOS.''

MIL BESO..

gaia07 dijo...

Pensar que las personas con las que convives tienen un sin fin de posibilidades de ser, puede asustar e incluso molestar, y nos lleva al ritual de encasillar a los demás para referirnos a ellos. Este es listo, este tiene mala leche, esta lleva malas intenciones, y te comportas en coherencia con ello, es más fácil.

Con los amigos sin rostro no hace falta, eres, y gustas o no gustas. Y no pasa nada. Estas cuando te apetece y vuelves cuando le echas de menos, y siempre estamos. Todos. Si alguno llega a desaparecer queda su esencia. Siempre.
Si un día no te gusta, le dices o no le dices, y te vas. Y no pasa nada. Sigue estando, seguimos estando.

Lo de los nombres es algo curioso, me da que casi siempre representa algo muy tuyo, que te importa.

Un beso con antifaz sigue siendo un beso.

mirada dijo...

Bueno, ¿dónde está la realidad? ¿Cuál es la verdad?
Lo esencial es la comunicación, la interrelación, el aprendizaje, el disfrute de la belleza en estado puro, a veces se consigue,...
Un montón de besos y sonrisas para cada una y cada uno.

Joshua Naraim dijo...

Una de las cosas importantes de internet, Mateo, es precisamente que te permite conocer a algunas personas que nunca te encontrarías cara a cara en varias vidas. Y además, a los tímidos, les permite aflorar lo que llevan en su interior y esconden con celo diariamente.
Un abrazo.

Joshua Naraim dijo...

Hay dos tipos de soledad, Isla: la buscada, que es reparadora y necesaria; y la forzada, que es dolorosa y castradora.
Dejar sin trabajo a esta última soledad es una bendición, y nuestros amigos de internet, una porque siempre están ahí -o eso creemos- y otra porque siempre nos escuchan -o eso, también, creemos-, otra.
Un abrazo, Isla.

Joshua Naraim dijo...

Efectivamente Aixa, buena gente la hay en todas partes, la mala también.
En internet pasa lo mismo, no deja de ser una parte de la realidad aunque la llamemos virtual.
Mil y un besos. (Tu capital ya da réditos)

Joshua Naraim dijo...

Mi querida Gaia, creo que tienes razón, en que la rareza de los nombres esconde algo muy nuestro.
Si me pusiera a explicar el mío tendría para un pequeño tratado y supongo que al resto de la gente le pasará lo mismo.
En cuanto al antifaz te contaré que un principio tenía la intención de ponerme un antifaz estilo "El Zorro", "El Coyote" o "El Guerrero del Antifaz" pero la final me decidí por el Tuareg para no olvidar que el primer beso no se da con la boca si no con los ojos.

Joshua Naraim dijo...

Creo, Mirada, que hay tantas verdades como mentiras nos creemos Nuestro aprendizaje no es otra cosas que ir desechando las verdades en las que creemos por otras que las contradicen y que nos convencen.
Me gustan las sonrisas, las caricias, los besos, los abrazos y las miradas; todas son formas de tocarnos y transcendernos con delicadeza y ternura.
Bicos y apertas.

Arya dijo...

Para el carigno no hay fronteras...


Me encanta leerte sabes... buen oasis :)

Joshua Naraim dijo...

Tienes razón para el cariño no hay fronteras pero, a veces, nos empeñamos en ponerlas, me imagino que por miedo.
También te leo, Arya, y me gusta tu poesía, aunque me resulta difícil comentarla. Haré un esfuerzo, para al menos, y por cortesía dejar, una caricia de mi paso.
Un beso.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails