martes, 14 de septiembre de 2010

Sólo con el tiempo...


Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, que el amor no significa acostarse y una relación no significa seguridad; y uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son promesas; y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos.


Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes... y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.


Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema. Que hay que plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno vale, y con cada día... uno aprende.



Con el tiempo...
aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.


Con el tiempo...
te das cuenta que casarse solo porque ya me urge es una clara advertencia de que tu matrimonio será un fracaso.


Con el tiempo...
comprendes que solo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.


Con el tiempo...
te das cuenta que si estas al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla.


Con el tiempo...
te das cuenta que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero.


Con el tiempo...
entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos, tarde o temprano se verá rodeado solo de amistades falsas.


Con el tiempo...
aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.


Con el tiempo...
aprendes que disculpar, cualquiera lo hace, pero perdonar es solo de almas grandes.


Con el tiempo...
comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.


Con el tiempo...
te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día lloraras por aquellos que dejaste ir.


Con el tiempo...
te das cuenta que cada experiencia vivida con cada persona, es irrepetible.


Con el tiempo...
te das cuenta que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados.


Con el tiempo...
aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes.


Con el tiempo...
comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen, ocasionará que al final no sean como esperabas.


Con el tiempo...
te das cuenta que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.


Con el tiempo...
verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.


Con el tiempo...
aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo... ante una tumba... ya no tiene ningún sentido.


Pero desafortunadamente... sólo con el tiempo...


Y como aún es tiempo, quiero enviaros muchísimos saludos...
Para los que ya no estamos juntos, por todos los momentos buenos y malos que nos tocó vivir.
Y a todos con los que ahora estoy pasando momentos geniales, gracias por estar y por ser.


Y recuerda estas palabras:


El hombre se hace viejo muy pronto y sabio demasiado tarde.


Justo cuando ya no hay tiempo...


Nota: Si te ha gustado este texto puedes escucharlo recitado en: "Alquimia Espiritual"

8 comentarios:

AIXA dijo...

El tiempo,el mayor tesoro que tenemos
JOSHUA,con el tiempo nos damos cuenta de tantas y tantas cosas ...de haber compartido,con personas, que no han merecido la pena.El tiempo el maestro de la vida ,donde aprendemos .,Con el tiempo ,olvidamos Y RENACEMOS

¡¡QUE BELLA CANCION'' (a larba ) ahhh¡gracias por el ramillete¡¡
MIL BESOS,

isla dijo...

Aute!!! precisamente esta canción en particular (sin tu latido..), cuando era joven... la cantaba muy a menudo... siempre me ha gustado su voz, su gesto, su pintura, sus palabras..su clase.. (queda claro que me gusta ..)(llevo aqui .. escuchando.. como 10 minutos... aisss "una de dos..." )
Joshua... "sólo con el tiempo", en ese sistema dominado por "la matemática", se bandea mi vida, siempre digo que el tiempo es un engaño para controlar... pero de alguna forma había que socializar la vida..
el texto es estupendo.
apertas e bicos
isla

mateosantamarta dijo...

El tiempo no existe, sólo cae eternamente. AGARRARSE A LA ETERNIDAD, AUNQUE SEA UN SEGUNDO.
Envejecemos, SIN DUDA, pero ¡conservemos el alma joven! -INOCENTE-.
Unos pensamientos sabios los que nos dejas.
Un abrazo.
La canción " Al alba" evoca en mi recuerdo un tiempo de ansiosa espera de la libertad.

gaia07 dijo...

Sobre todo, aprendes a quererte.
Un beso

Joshua Naraim dijo...

El tiempo, Aixa, es una de las cosas más equitativamente repartidas que no son dadas: 24 horas diarias para utilizar. Ni se pueden atesorar, ni vender, ni, tampoco, intercambiar, sólo vivirlas y obligatoriamente.
De que aprovechemos o desperdiciemos esta experiencia depende nuestra verdadera riqueza.

Algunas canciones impregnan a generaciones enteras.
Besos.

Joshua Naraim dijo...

Hubo una época, Isla, que me hubiera gustado parecerme a Aute: Ser poeta, músico, pintor y, un tanto, místico.
Ahora acepto mis limitaciones,aunque mi talento no alcanza para ser un creador de mínimo nivel, si me permite disfrutar y mucho de las obras y creaciones de mis congéneres.

Deduzco que nuestros gustos musicales están próximos.
Bicos

Joshua Naraim dijo...

Al alba quizá fue la bandera de una generación que soñó que el mundo podía cambiar; de hecho cambio, pero no en la dirección de nuestros sueños (es mi opinión particular), aunque se consiguieron importantes cosas.
Muchos pagasteis un importante precio, del que queda el recuerdo, las cicatrices y el desagradecimiento.
Un abrazo

Joshua Naraim dijo...

Algunos, Gaia, los más afortunados aprendemos a querernos, pero hay mucho naufrago, mucho desesperado que busca el ser en el tener, con tanto ahínco, que se olvida de amar y de amarse.
Un besito afortunado.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails