miércoles, 8 de septiembre de 2010

Despedida


Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida. 
Mario Benedetti


"Nuestra vida es una sucesión de despedidas. Desde el nacimiento hasta la muerte cada conquista tiene su atardecer, la aurora de las promesas se vuelven muerto resplandor y no hay luz de sueño que no se apague dejando huérfano el corazón. Todo desde el principio abraza su final. Mientras con una de nuestras manos abrimos la ventana de la ilusión, con otra ahogamos su pájaro de frágil vuelo. Mientras con una palabra despertamos la rosa que antes no era de nadie, con otra enterramos la llama pura de su misterio. Pronunciamos un nombre y su horizonte se hunde en la quietud opaca del olvido. Decimos "si" y dejamos abierta la grieta del "no". Inauguramos con la mirada un paisaje y su lumbre pasa por el recuerdo. Abrazamos un cuerpo y sentimos el engaño de un instante que es eterno. En cada uno de nuestros pasos hay una sombra que nos acompaña con su herida, por eso regresamos sin tener nunca territorio. Todo es despedida. Una copa se alza y la espuma de lo que no fue nos salpica. Se entrecruzan dos miradas y cada una se abrasa solitaria. Viajamos juntos y entre amaneceres y aeropuertos nos van separando invisibles fronteras. Todo es despedida. El pasillo de nuestra infancia se vuelve con los años rescoldo de delantal materno y bicicleta rota. El primer amor prolonga su adiós o tristeza como la cola de una cometa por el cielo de nuestra vida. El triunfo que, un momento, nos deja sin pasado ni futuro, nos revela de madrugada su soledad de fondo. El dinero aplaza entre brumas de rostros comprados el acantilado sólo que luego nos espera suspendido en el vacío. Todo es despedida. Hasta el sueño esta rayado por las agujas de la realidad. Y los deseos nacen con las alas ya quemadas. Una procesión humana lenta se borra en todo lo que amo y desde el otro lado nos hace señas. Callados la seguimos mientras aun volvemos la vista buscando las cenizas de nuestro antiguo ser. Una música dulce entonces nos responde antes de que en un ultimo gesto doblemos también la esquina."


Javier Lostalé.
"La rosa inclinada."

8 comentarios:

isla dijo...

!qué impresión me ha producido leer este texto¡, desde el título, hasta el último punto...
"En cada uno de nuestros pasos hay una sombra que nos acompaña con su herida, por eso regresamos sin tener nunca territorio." no podría explicar a nadie con palabras lo que "entiendo" de esta frase y sé que la entiendo como si hablara de mi...
siento una mezcla de desesperanza e ilusión al tiempo que me producen vértigo...
Gracias por acercar "tanto" a mi desconocimiento, muchas gracias.
No conocía para nada a Javier Lostalé.

apertas
isla

Arya dijo...

Todo final.. es un inicio. Igual.. hay algunas que no se esperan.. o desean.

Muy buen texto.. un gusto siempre leerte Joshua.

Saludos

gaia07 dijo...

Eso es vida, una vez aceptado el círculo, te queda el tiempo de aprender a vivirla.

Un abrazo

Joshua Naraim dijo...

Comparto los textos que me acarician, Isla, también los que me lastiman, es decir, aquellos que dejan poso y su huella permanece en la memoria negándose a perecer en el olvido.
Conocí a Lostalé a través de un programa de radio dedicado a la poesía: "La estación Azul" en Radio3.
Eso me llevo a "La rosa inclinada".
Encantado de que mis mareas bañen tu isla.
Besos.

Joshua Naraim dijo...

Todo encuentro encierra una despedida, Arya, ese es su castigo y también su grandeza.
¡Siempre merecen la pena!
Un abrazo.

Joshua Naraim dijo...

Aprendamos o no, Gaia, estamos obligados a vivirla.
Un abrazo.

AIXA dijo...

Toda despedida es un nuevo comienzo no sabemos si malo o bueno,pero hay que vivirla.
MIL BESOS
(PRECIOSO TEXTO)

Joshua Naraim dijo...

La vida es eso, una sucesión de encuentros y despedidas, Aixa.
Besos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails