viernes, 8 de junio de 2007

¡Y ahí también estás tú!:



Sentado a la sombra del porche de los pensamientos,

en un silencio apenas roto por los pájaros de la memoria,

voy notando la humedad de la emoción sobre la hojarasca de la observación,

y la grava cuidadosamente rastrillada del análisis.


Y poco a poco se va desmenuzando el tiempo,

que ya sólo es rocío,

diminutas gotas,

solitarios instantes.


Voy reconociéndome en el paisaje contemplado

y ahí también estás tú.

6 comentarios:

Carz dijo...

La presencia vulnera tanto el espacio como el tiempo.

Deberían estudiarlo los físicos teóricos.

Un abrazo, Joshua.

indah dijo...

"Voy reconociéndome en el paisaje contemplado

y ahí también estás tú. "

Quizá no soy esa 'tú' pero hoy me da igual: me apropio la estrofa. Y es que, eso es lo que tienen los poemas (Joshua, y los poetas :) son de quien los lee.

Estoy bien. Sí. Agobiada pero bien.

Las telepatéticas dijo...

Absolutamente precioso.

Hipatia de Alejandría dijo...

"La incertidumbre es la puerta a la sabiduría."
...Porque como dijo alguien (que sabía bastante), "todo lo que no esté rodeado de incertidumbre no puede estar acercándose a la verdad".

Muy bonito el poema, o muy sentido.
Me ha gustado tu blog.
Un saludo estelar.

UMA dijo...

Aquì estoy yo, pero dònde andàs vos?
Bicos y ternura, mi alto Mago

Mar dijo...

Esto es lo bueno de sentarse la sombra del porche de los pensamientos.

Desmenuzamos el tiempo,
incluso los instantes solitarios.

Y al fondo, detrás de la memoria de los pájaros, nos encontramos.

¡Hola Joshua! Un beso.
Mar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails